Hace tan sólo dos semanas que estuve en México y tuve la oportunidad de visitar por negocios Ciudad de México y Guadalajara. Hay que estar ahí para disfrutar su comida, la gente amistosa, el tequila y por que no decirlo, del tráfico. Es verdad, tienen mucho tráfico pero cuando tienes un celular con conexión a internet, bueno, es sobre llevable.

Fue este última observación la que me hizo darme cuenta de que en muchos lugares públicos, la conectividad era altísima. Ya sea en cafés, en plazas de comida, en malls, bares, etc., el número de usuarios conectados y “pegados” a su celular era no menor. Revisando el último estudio de la IAB (http://www.iabmexico.com/consumo-medios-y-dispositivos-mexicanos), encontré que 9 de cada 10 internautas mexicanos siempre llevan consigo sus dispositivos móviles. Ahora comprendo porque se les ve en todos lados con estos equipos. Pero al parecer es tanta la dependencia que logran estos aparatos en las personas – según el mismo informe- un 42% de las personas no puede salir de su casa sin ellos. Al parecer, salir sin su celular es casi como salir sin dinero.

Ciertamente no creo que sea una moda. Es algo planificado y donde México ha debido hacer importantes esfuerzos. De hecho, México registró el tercer mayor crecimiento de banda ancha móvil entre los miembros que pertenecen a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) (http://www.am.com.mx/leon/tecnologia/mexico-ha-crecido-en-cobertura-de-internet-movil-183921.html). Es decir, hay una apuesta firme para conectarlos a todos.

Pues bien, es claro que México será el próximo mercado con mayor potencial para hacer negocios en telefónica móvil. ¿Mi sugerencia? Prepárense los anunciantes para mejor el mix de marketing hacia estos dispositivos. Es lo que viene, se los doy firmado.